Aprendiendo a ser unos maestros innovadores

Los estudiantes de primer curso de Magisterio del CEU acaban de embarcarse en una iniciativa pionera en la provincia de Castellón que reforzará su capacidad innovadora. Y lo han hecho de la mano de una decena de centros escolares que destacan por su labor en esta materia.

Bajo el título Aprendiendo a educar por proyectos, la iniciativa ha permitido a los futuros maestros trabajar la innovación a lo largo de todo el curso, tanto en el plano teórico, desde varias asignaturas, como de un modo empírico, mediante prácticas voluntarias.

Al proyecto se han sumado de inicio diez centros escolares públicos y privados de la provincia, como el Manel Garcia Grau, San Cristóbal y Mater Dei, de la capital; Escultor Ortells, Cervantes y la Consolación, en Vila-real; Baltasar Rull, María Rosa Molas y Mestre Caballero, de Onda; y Errando Vilar, de Almassora. El objetivo es «mejorar la formación de los estudiantes de Magisterio a través del aprendizaje experiencial», según destaca Rosa García, coordinadora de esta carrera en el CEU de Castellón.

La red de expertos en innovación, integrada por miembros del claustro de Magisterio del CEU y los representantes de los centros escolares colaboradores, validaron hace unos días el desarrollo y la evaluación de esta ambiciosa apuesta educativa. A continuación, los estudiantes asistieron a diferentes talleres formativos para conocer de primera mano el método pedagógico de la educación por proyectos, que es el que deberán aplicar en aulas reales de Infantil y Primaria a lo largo del curso. Y a los que se irán sumando otras acciones formativas en diversas asignaturas.

Ahora, a ponerlo en práctica

Y finalmente ha llegado el momento de ponerlo en práctica. Este curso, los estudiantes del CEU acudirán un mínimo de un día a la semana a las escuelas que participan en esta novedosa red de innovación. Primero lo están haciendo en calidad de observadores y realizando algunas actividades decididas por el tutor relacionadas con la metodología a estudio. Y será en el segundo cuatrimestre cuando los futuros maestros pongan a prueba lo aprendido con el diseño e implementación en el colegio de un proyecto educativo concreto.

«Los centros de la red destacan por su labor innovadora y por preocuparse de la mejora de la educación y la excelencia, y son un modelo para los futuros docentes», dice Rosa García.

Metodología más experiencia

«A través de su experiencia y buen hacer, contribuirán decisivamente a la formación de nuestros estudiantes, tanto en la metodología innovadora que hemos elegido como en los conocimientos que precisa un maestro, que se adquieren a través de la experiencia y sirven para conectar la base teórica que aprenden en nuestras aulas con la realidad de las escuelas», añade de coordinadora de la titulación. Ahora serán los alumnos los que lo vivan.